LA DOCTRINA DE JESUS

publicado en: El Evangelio de Marcos | 0

Mar 1:21  Y entraron en Capernaum; y los días de reposo, entrando en la sinagoga, enseñaba. Mar 1:22  Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.

El evangelista Marcos afirma que la gente, contemporánea de Jesús, quedaban sorprendidos por la forma en la que enseñaba y establecía las Escrituras; la Biblia es clara cuando dice que había una marcada diferencia en la forma como enseñaba Jesús en comparación a como lo hacían los escribas.

Todos de alguna manera tenemos un criterio de doctrina o enseñanza que hemos recibido atraves de los años; de hecho esa enseñanza que nos dieron nuestros padres terrenales o inclusive como nos enseñó la sociedad, es lo que realmente ha formado nuestra conducta de hoy y en este punto de alguna forma podríamos decir que todos tememos alguna enseñanza o doctrina por la cual se rigen las normas de nuestra vida. La doctrina de una persona es en sí, es su forma de pensar, Pro 23:7  Porque cuál es su pensamiento en su corazón, tal es él…y lo que pensamos es lo que domina nuestras acciones, cuando el proverbista escribe esto, lo hace amonestándonos a tener cuidado con lo que aprendemos, pues la enseñanza depende de con quién nos justamos, Pro 13:20  El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado, y también a quien escuchamos, Pro 15:31  El oído que escucha las amonestaciones de la vida, Entre los sabios morará. Pro 15:32  El que tiene en poco la disciplina (hebreo, MUSÀR, que significa, doctrina, dirección, corrección, enseñanza) menosprecia su alma; Mas el que escucha la corrección tiene entendimiento. O sea que la doctrina  de una persona es cómo ve las cosas en esta vida y de hecho de acuerdo a su forma de ver las cosas o sea de acuerdo a la doctrina que tenemos, así es también nuestro accionar, 1Sa 2:12  Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová. O sea que las acciones de estos hombres hijos del sacerdote Elí, eran impías porque no tenían una buena doctrina (conocimiento) en sus vidas, o sea eran sacerdotes del tabernáculo e hijos del sumo sacerdote, pero tenían una mala enseñanza con respecto a Dios y esta falta de doctrina verdadera o conocimiento, es un verdadero problema en la vida del pueblo de Dios, la Biblia dice que en muchas ocasiones hasta los bueyes y los asnos, aventajan al pueblo en cuanto a cierto conocimiento, Isa 1:3  El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento. Esta falta de conocimiento, trae resultados nefastos, Isa 1:4  ¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás.

No es lo mismo tener un privilegio o posición en la iglesia, que tener la verdadera doctrina, palabra o conocimiento de la voluntad de Dios y esto era la gran diferencia entre la forma de enseñar de los escribas y la de Jesús, pues Jesus les enseñaba como quien literalmente conocía a Dios, Mar 1:22  Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.

Ahora las diferentes doctrinas son posturas personales o grupales de conducta, sobre ciertas cosas, la Biblia enmarca diferentes niveles de doctrina o enseñanza:

  1. LA DOCTRINA DE CRISTO. Mar 1:22 Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.
  1. LA DOCTRINA DE LOS APOSTOLES, Hch 2:42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.
  1. LA DOCTRINA DE PABLO, 2Ti 3:10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia,
  1. LA DOCTRINA DE LOS HOMBRES, Efe 4:14  para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,
  1. LA DOCTRINA DE LOS DEMONIOS, 1Ti 4:1 Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;

La doctrina que predicaban los escribas y fariseos, generalmente eran tradiciones de hombres, que hacían ver como palabra de Dios Mar 7:7  Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Estas falsas doctrinas pueden causar un severo daño a la formación de un creyente niño, Efe 4:14  para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas (trampas, anzuelos) del error; estas enseñanzas que deforman la vida, son aún más peligrosas porque se esconden detrás de apariencias que aparentan mucha humildad, severidad con la carne y alucinaciones ficticias, como se les advierte a los Colosenses, Col 2:18  Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad (los predicadores de estas doctrinas destructivas, fingen ser muy humildes) y culto a los ángeles (también dicen que han recibido revelaciones de apariciones angelicales), entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal, por causa de este grave peligro es la advertencia apostólica, Col 2:20  Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos Col 2:21  tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques Col 2:22  (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? Estas cosas realmente no tienen ningún beneficio real, en la vida espiritual de una persona, por el contrario estas enseñanzas son destructivas, pues todo es apariencia sin vida, Col 2:23  Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne. Los religiosos aprenden a vivir solo de las apariencias y muestran a los hombres que son muy celosos de la obra de Dios, pero la verdadera realidad es que son engañadores que engañan y son engañados.

El deber de todo cristiano es seguir, no las ideas de los hombres (aunque prediquen bonito); sino la doctrina real de Dios; y la doctrina de Dios es simplemente lo que Él habló, Éxo 20:1  Y habló Dios todas estas palabras, diciendo;  es nuestro deber cono creyentes el saber distinguir y seguir la DOCTRINA DE DIOS, de la doctrina falsa de los hombres y existe una forma para poder diferenciar lo verdadero de lo falso, Jua 7:15  Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado? Jua 7:16  Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. Jua 7:17  El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta. El que tenga la voluntad de hacer la voluntad de Dios, sabrá conocer cuando una enseñanza es mentira y cuando es la verdadera Palabra de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.